Atenea, diosa de la sabiduría, estrategia y de la guerra. Es hija de Zeus y de Metis. Zeus se come a Metis porque recibe un oráculo diciendo que tendría un nieto que lo derrocaría, a los nueve meses Atenea nace de la cabeza de Zeus. Atenea también es conocida como la protectora de los héroes. A Atenea se le suele representar con la égida, una coraza indestructible.
Ayuda a Perseo para matar a Medusa, ser femenino con pelo de serpiente y capaz de petrificar con solo una mirada., Atenea le regala a Perseo un escudo tan brillante, tan brillante, que le protege de la mirada de Medusa y la deslumbra de tal manera que logra cortarle la cabeza. Medusa tenía dos hermanas, las gorgonas, y cuando Perseo decapitó a Medusa, sus hermanas Esteno y Euríale lloraron su muerte con sollozantes sonidos emitidos por las bocas de las serpientes que poblaban sus cabezas, y se decía que Atenea imitó tales sonidos con un junco, inventando así la flauta. Perseo para agradecer la ayuda de Atenea, le dio la cabeza de Medusa, y la colocó en la égida, que era una coraza indestructible hecha con la piel de a cabra Amaltea, y la que ahora tenía en el centro la cabeza de Medusa.
Atenea, tuvo un enfrentamiento con Aracne Aράχνη. Aracne era una buena tejedora, pero presumió tanto de sus buenas labores como tejedora que se atrevió a decir que tejía mejor incluso que la mismisima Atenea, a la cual retó. Atenéa ganó el reto, y castigó a la joven Aracne convirtiendola en araña y condenándola a tejer para siempre, tanto a ella como a sus descendientes.
Atenea, era una diosa virgen, aun así tuvo un hijo. Un día, Atenea estaba buscando un arma en el taller de Hefesto, y este intentó violarla, no lo logro, pero mancho la pierna de Atenea de semen, intentó quitárselo con un retal de tela y lo tiró al suelo. Del retal de tela y el suelo nació Erictonio Ἐριχθόνιος, al que Atenea consideró su hijo. Atenea metió a Erictonio en un cofre y se lo entregó a las ninfas del bosque para que lo cuidaran hasta que fuera mayor. Erictonio era mitad hombre mitad serpiente, y sería el primer rey semi-mítico de Atenas.


Esta leyenda pertenece a la famosisima obra del poeta romano Ovidio,  La Metamorfosis. Se trata de un poema escrito en XV libros, que narra la historia del mundo desde su creación hasta la deificación de Julio Cesar, combinando con libertad mitología e historia. Fue terminada en el año 8 d. C., es considerada una obra maestra de la edad de oro de la literatura latina y una de las obras clásicas más leídas durante la Edad Media. La leyenda de Píramo y Tisbe se encuentra concretamente en el libro IV.

"Píramo (Πύραμος) y Tisbe(Θίσβη), él, el más bello de los jóvenes, ella, sobresaliente entre las muchachas que tenía Oriente, ocupaban dos casas contiguas, allí donde se dice que Semíramis  ciñó de muros de tierra cocida su elevada ciudad. La vecindad les hizo conocerse y dar los primeros pasos; con el tiempo creció el amor; ellos habrían querido celebrar la legítima unión de la antorcha nupcial, pero se opusieron los padres. Ningún confidente hay entre ellos, por señas y por gestos se hablan, y cuanto más ocultan el fuego, más más arde el fuego oculto. La pared medianera de ambas casas estaba hendida por una delgada grieta que se había producido antaño . El defecto, que nadie había observado a lo largo de los siglos, -¿qué no notará el amor?- vosotros, amantes, fuisteis los primeros en verlo, y lo hicisteis camino de vuestra voz; y solían pasar seguras a través , y en tenue cuchicheo, vuestras ternezas. Muchas veces, cuando de una parte estaba Tisbe y de la otra Píramo, y habían ellos percibido mutuamente la respiración de sus bocas, decían: "Pared envidiosa, ¿por qué te alzas como obstáculo entre dos amantes? ¿que te costaba permitirnos unir nuestros cuerpos, o, si eso es demasiado, ofrecer al menos una abertura para nuestros besos? Pero no somos ingratos; confesamos que te debemos el que se haya dado a nuestras palabras paso hasta los oídos amigos."
Y después de hablar sí en vano y separados como estaban, al llegar la noche se dijeron adiós, y dio cada un en su parte besos que no llegaron al otro lado. La aurora siguiente había ahuyentado las nocturnas luminarias, y el sol había secado con sus rayos las hierbas cubiertas de escarcha; se reunieron en el lugar de costumbre. Y entonces, después de muchos lamentos murmurados en voz baja, acuerdan hacer en el silencio de la noche la tentativa de engañar a sus guardianes y salir de sus puertas, y, una vez que estén fuera de sus hogares, abandonar también la ciudad; y, para evitar el riesgo de extraviarse en su marcha por los anchos campos, reunirse junto al sepulcro de Nino y ocultarse a la sombra del árbol. Un árbol había allí, cuajado de frutos blancos como la nieve, un erguido moral, situado en las proximidades de un frío manantial. Este plan adoptaron; y la luz del día, que les pareció tardar en alejarse, se arroja a las aguas, y de las mismas aguas sale la noche. Hábilmente en medio de las tinieblas hace Tisbe girar la puerta en su quicio, sale, engaña a los suyos, con la cara tapada llega a la tumba, y se sienta bajo el árbol convenido; el amor la hacía atrevida. He aquí que llega una leona con el hocico espumeante embadurnado de sangre de unos bueyes que acababa de matar, y con la intención de apagar su sed en las aguas de la vecina fuente. La babilonia Tisbe la vio de lejos, a los rayos de la luna, y con pasos asustados huyó a una oscura cueva; y al huir, cayó de su espalda un velo que dejó abandonado. Una vez que la feroz leona hubo aplacado con abundante agua su sed, al volver al bosque encontró el tenue velo sin dueña, y con su boca ensangrentada lo desgarró. Píramo salió más tarde, vio en el espeso polvo huellas seguras de una fiera, y palideció su semblante entero; pero cuando encontró también la prenda teñida de sangre, dijo: "Una sola noche acabará con los enamorados; de los dos, ella era la más digan de una larga vida, mientras que mi alma es la culpable; yo he sido quien te he perdido, infortunada, yo que te he mandado venir de noche a un lugar terrorífico, y no he venido aquí el primero. Despedazad mi cuerpo y devorad a fieros mordiscos estas vísceras criminales, oh leones que habitais bajo esta roca. Pero es de cobardes desear la muerte". Coge del suelo el velo de Tisbe, lo lleva consigo a la sombra del árbol de la cita, y después de dar lágrimas y besos a la conocida prenda, dice: "Recibe ahora también la bebida de mi sangre". Y hundió en sus ijares el hierro que llevaba al cinto, y sin tardanza se lo arrancó, moribundo ya, de la ardiente herida, quedando tendido en la tierra boca arriba; la sangre salta a gran altura, no de otro modo que cuando en un tubo de plomo deteriorado se abre una hendidura, que por el estrecho agujero que silba lanza chorros de agua y rasga el aire con su persecución. Los frutos del árbol toman, por las cruentas salpicaduras, un tinte oscuro, y la raíz, humedecida en sangren matiza de color purpura las moras que cuelga.
He aquí que, sin estar libre de miedo todavía, pero para no abandonar a su amante, vuelve ella, busca al joven con los ojos y con el alma, y arde en deseos de contarle el enorme peligro del que se ha librado; y si bien reconoce el lugar y la forma del árbol que había visto, con todo la hace dudar el color del fruto; quedase perpleja sobre si será el mismo árbol. Mientras vacila, ve que unos miembros temblorosos palpitan sobre el suelo ensangrentado; retrocedió, y con el semblante pálido por completo sufrió un estremecimiento semejante al del mar que susurra cuando una leve brisa roza su superficie. Más una vez que, poco después reconoció a su amor, se maltrata con sonoros golpes los brazo que no lo merecían, se arranca los cabellos, y abrazando el cuerpo amado inundó de lágrimas sus heridas y mezcló su llanto con la sangre; y estampando sus besos en el rostro helado grito: "Píramo, ¿qué desventura me ha dejado sin ti? Píramo, respondeme; es tu adorada Tisbe quien te llama; escúchame y yergue tu cabeza abatida". Al nombre de Tisbe levanto Píramo los ojos, sobre los que gravitaba ya la muerte, y después de verla a ella los volvió a cerrar. Cuando ella reconoció su prenda, y vio el marfil desprovisto de su espada, exclamó: "Tu propia mano te ha dado muerte y tu propio amor, infortunado! Para esto solo tengo yo también una mano fuerte, y tengo también amor que me dará fuerzas para herirme. Iré tras de ti que ya has perecido, y de tu muerte se dirá que he sido yo trágica causa y compañera; y tu, a quien solo la muerte ¡ay! podía arrancarme, ni aun la muerte podrá arrancarte de mí. Una cosa sin embargo os han de pedir las súplicas de los dos, oh infelicisimos padres mio y suyo, que a aquellos quienes unió un fiel amor y la última hora, no les rehuséis ser sepultados en la misma tumba. Y tu, árbol que con tus ramas das sombra ahora al pobre cuerpo de uno solo, pero pronto le darás sombra a los dos, conserva las señales de nuestra ruina, y ten siempre frutos negros propios del luto, en memoria de nuestra doble sangre". Dijo, y colocando la punta de la espada bien por debajo de su pecho, se dejó caer sobre el hierro que aun estaba tibio de la otra sangre. Sus súplicas conmovieron a los dioses, conmovieron a los padres; pues el color del fruto, una vez que está maduro, es negruzco, y lo que resta de sus piras descansa en una única urna"





En los textos y escritos aparecen unas peculiares frases, muy similares a las metáforas, que describen a los dioses, heroes u otros personajes históricos. Apareciendo estas metáforas ya no es necesario que aparezca el nombre completo del dios o heroe. Por ejemplo:

* Zeus:
   - El acumulador de nubes.
   - Padre de dioses y hombres.
   - El portador de la égida.
   - El Saturnio.

* Hera:
   - La de níveos brazos.
   - La Saturnia.

* Poseidón:
   - Azulado.

* Atenea:
   - La de ojos de vaca novilla.
   - La de ojos garzos.

* Afrodita:
   - La de la largo peplo (túnica).
   - La Cipria.
   - La Citera.

* Aquiles
   - El de los pies ligeros.

* Hector:
   - Domador de caballos.

* Apolo:
   - El que hiere de lejos.
   - Febo (que en griego significa "El Brillante")

levantamiento 2 de mayo 1808 madridAlejandro III de Macedonia, más conocido como Alejandro Magno "El Grande" consigió conquistar todo el mundo persa, lugar que conquistaba, lugar en el que impartía su cultura. Los pueblos que estaban cerca de las conquista de Alejandro, se pusieron en contra de él con el temor de perder el territorio. Los jefes Gog y Magog organizaron un ejército, al que se unieron las Amazonas, mujeres guerreras con un solo pecho, que se cortaban ellas mismas para ser mejores con el
 arco, los Cinocéfalos, eran unos seres con cuerpo de persona y cabeza de perro, no hablaban, sino que ladraban, los Esciópodas, eran unas criaturas con un solo pie, el que tenía una gran peculiaridad, era un pie enorme con el que corrían a gran velocidad, cuando querían descansar y tenían calor, alzaban su pie y se cubrían del brillante sol, otro pueblo que se unió a la batalla fueron los Blemias, eran seres muy grandes, tenían cabeza, pero la tenían en la barriga.

levantamiento 2 de mayo 1808 madridLa batalla fue muy complicada, Alejandro para intentar tener una victoria segura, dirigió a sus enemigos hacia un desfiladero, en el que construyeron las llamadas Puertas Caspias. Los pueblos encerrados por estas puertas, se les denomina los pueblos caspios.

Cada mil años, los pueblos caspios intentan abrir las puertas, y puede que algún día lo consigan.

A las Amazonas se les ha considerado siempre como mujeres salvajes, pero muy hermosas. Son hijas del dios de la guerra y una ninfa. Son mujeres guerreras, y viven en la zona de la Tracia, la parte norte de Grecia. Es un pueblo consagrado a la diosa Diana.


Las amazonas cuando querían tener relaciones cogían rehenes enemigos y se acostaban. Si se quedaban embarazadas, podían pasar dos cosas: si era un niño, lo mataban o lo dejaban ciego y cojo. Si era una niña, la cuidaban y la enseñaban a ser como ellas. A las amazonas le falta un pecho, que era cortado por ellas mismas para tener mayor flexibilidad y tener mayor precisión con el arco (α= sin, μαζόν= pecho). Fue uno de los pueblos que lucho en las Puertas Caspias.

Algunos nombre de las  Amazonas:
  • Hipólita, va ha tener un hijo al que llamara Hipólito, y se lo va a entregar a su padre para que lo cuide. Su padre le entrega un cinturón mágico
  • Pentesilea, lucha a favor de Troya y muere a manos de Aquiles. En el momento en el que Aquiles le va a terminar de clavar la lanza a Pentesilea, esta se quita el casco y Aquiles al ver el hermoso rostro de la reina amazona se enamora de ella, pero ya era tarde, la había matado.
  • Cleta, una de las doce seguidoras de Pentesilea. Su barco fue alejado de su curso por el viento y llegó a Italia, donde fundó la ciudad de Clete.
  • Melanipa, hermana de Hipólita. Heracles la secuestró y exigió el cinturón de Hipólita a cambio de su libertad. Ésta accedió y Heracles la liberó.

Hestia es una de las diosas conocidas como olimpicas. Es diosa de la cocina, la arquitectura, el hogar y guardiana del fuego sagrado. El día en el que se apague el fuego sagrado, se dice que será el fin del mundo. En el templo de las Vestales, estan las sacerdotisas de Vesta, que tenían la función de cuidar el fuego sagrado. Solo eran chicas y empezaban a ser Vestales desde que tenían el primer periodo y dejaban de serlo cuando cumplían cincuenta años aproximadamente. Las sacerdotisas Vestales tenían que ser vírgenes. En el caso de que alguna de ellas perdiera la virginidad o se le apagara el fuego sagrado, eran enterradas vivas.

Voy ha hablaros de Poseidón, hermano de Zeus, dios del mar, de los ríos, los lagos,... También de los terremotos y de los caballos, está casado con Anfitrite Άμφιτρίτη. A Poseidón se le representa fuerte con barba y con un tridente en la mano.

Suele aparecer representado con:
  •  Dioses de los ríos: viejos, con barba y apoyados en vasijas.
  •  Tetis: antiguas diosas del mar.
  • Nereidas, ninfas del mar y sirenas, y con su mujer. 
 
Hay un lugar en la tierra que le pertenece a Poseidón, es una isla llamada La Atlantida. Está situada más alla de las columnas de Hercules, en la que existía un metal llamado oricalco, de un hermoso color dorado. Poseidón tuvo con una ninfa del mar, llamada Clito diez hijos, a los cuales dejaron al mando de la isla. Atlante, el hijo mayor, dividió la isla para sus nueve hermanos y para él. Todos los habitantes de la isla eran hermosos, enormes y ricos. Los diez hermanos hacían fiestas en la ciudad y en las que sacrificaban a un toro en honor de los reyes, y después se repartían su sangre y se la bebían. 

Cayeron en pecado de hybris, y empezaron a luchar unos con otros y no sobrevivió nadie. Los dioses avergonzados de lo que habían creado hicieron que la isla se hundiera bajo el mar. 

Poseidón y Démeter tuvieron muchos hijos la mayoría de los monstruos, cíclopes, Pegaso,... Tuvieron una hija a la que llamaban Despoina, cuyo nombre no podía ser nombrado...

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Buscar

Cargando...